Es por el hurto de cables y transformadores que está ocurriendo en varias provincias, entre ellas Córdoba. Así lo advirtió el presidente de FACE, José Álvarez.

“Si no nos comprometemos, las cooperativas rurales corren el riesgo de desaparecer”, agregó.

La entidad nacional realizó una denuncia alertando por los robos de cables y transformadores que se registran en zonas rurales y áreas productivas. Esta situación está afectando áreas de Mendoza, zonas de Santa Fe, Buenos Aires y Córdoba, lo cual pone en peligro la continuidad del suministro de energía eléctrica porque los materiales perdidos están dolarizados y es complicado reponerlos.

Los robos de cables y transformadores han crecido muchísimo en 2020″. Y para ejemplificar este hecho mencionó el caso de la provincia de Mendoza: “Mientras en los últimos cinco años sufrimos el robo de un transformador por año. En lo que va de este año ya hemos registrado 25, solamente en la Zona Este de Mendoza”, sostuvo José Álvarez, dirigente de FACE.

En el caso de Córdoba y según información relevada por UCELCA, se han registrado estos robos en las zonas de Arroyito, Carrilobo, Costasacate, Las Varillas, Río Primero, Villa del Rosario, entre otras.

Álvarez destacó la importancia del sistema eléctrico cooperativo, que llega a aquellos lugares donde las grandes distribuidoras no lo hacen, y solicitó el compromiso de los usuarios y de la Policía frente a esta problemática.

Sobre el destino de los materiales que son robados, el dirigente explicó “estamos pensando que al cobre lo utilizan para fabricar sulfato de cobre y los cables pre ensamblados de aluminio se sospecha son vendidos a particulares, en loteos o fincas“.


Fuente: face.coop / UCELCA